comment 1

Los Virales del Viernes (8)


Esta semana nos pusimos creativos: las pruebas están a la vista.

Primero, un corto metraje ultra violento, algo entre Tarantino y Woodstock. El final es más de una película Zen de King Hu cuando el héroe alcanza la iluminación: “¿Me habría equivocado en las cajas de municiones?”.

Quedándote en Asia y sus misterios, aquí viene la comprobación de los poderes adelgazantes del Te Verde, y de otros poderes mágicos.

De Japón, la Honda se desarma para proclamar que es mejor cuando todo funciona. (¿Quién lo dudaba?)

Sudáfrica muestra que un baterista molesta más que una pajera en combate: o sea los vecinos protegen un tambor pero no una vecina. Wouaah, lo pienso pero no veo como entender esto. Espero tu comentario.

Para terminar, un spot algo antiguo (2 años) dedicado a todos estos clientes difíciles (no son clientes de Recursos Límbicos, afortunadamente) que lo quieren todo pero pagando lo mínimo (y a plazo).

Cariños en tu casa y buen fin de semana.

Archivado en: Asia, Blog, Comunicación, Gobierno y Politica

About the Author

Escrito por

Después de más de 20 años dedicados al desarrollo de proyectos urbanos, entendí que nada funciona bien si no se entiende el comportamiento de los usuarios. Desde 2009, estoy dedicado a observar los comportamientos, adaptar las infraestructuras al ser humano e influenciar las conductas de las personas para que su vida sea más fácil. Como profesor de psicología ambiental, comparto esta visión de una ciudad más agradable para vivir.

1 Comment so far

  1. Me partí con el video final. Pero yo creo que los casos de éxito, inclusive ante semejantes requisitos, son mayores a los representados en el corto.

    El motivo por el cual el cliente se cuele salir con la suya, es que las empresas que crecen hasta que la cadena de mando pierde contacto con el consumidor, esta obligada a establecer protocolos que inhabiliten el “factor criterio” de empleados generalmente poco comprometidos y sub pagados, en la relación comercial con sus consumidores.

    Dichos protocolos tienden a alinearse con la vieja máxima, “el consumidor siempre tiene la razón”, básicamente por que el costo de tomar el riesgo de que muchos clientes se vayan disgustados tras la experiencia de compra, producto del juicio de empleados que rotan con celeridad, es simplemente DEMASIADO ALTO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s