comment 0

El poder del cariño (y otras emociones)


Tenemos una personalidad doble: a un lado está la racionalidad y del otro lado las emociones. Esta dualidad está brillantemente ilustrada por la metáfora del Jinete y el Elefante de Jonathan Haidt.

El Jinete y el Elefante

Cuando la racionalidad y la motivación emocional están aliñadas y coordinadas, estamos fuertes, activos y emprendedores. La racionalidad sola puede definir un objetivo, y forzar el elefante hacia esta dirección pero se cansa: trata de dejar de fumar o de hacer ejercicio. La motivación sin fin está como perdida. La interacción de los dos nos mueve, y alguna vez armónicamente.

La racionalidad tiende a buscar los problemas, y las alternativas a una situación. Es casi siempre pesimista. Puede dar vuelta y vueltas. Pero a finales de cuentas, todas nuestras decisiones importantes surgen desde las emociones: como esto de recibir (o no) en la familia el pololo de tu hija mayor.

Cariños en tu casa (esta vez más que nunca)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s