comment 0

Neuromito: los dos hemisferios del cerebro


Es bastante habitual cuando explico la dualidad entre el sistema activo y el sistema reflexivo (Ver Kahneman – Thinking fast and slow) que me contestan “Ah sí, los dos hemisferios del celebro, el creativo y el analítico”.

Sabiendo que los neurocientíficos ya no hablan de esto, investigue un poco esta concepción para poder refutarla tajantemente la próxima vez.

La historia parece empezar en 1844 cuando Arthur Wigan emite la hipótesis (basada sobre observación anatómica?) de dos hemisferios con funcionamiento independiente. Buena idea retomada al instante por Stevenson para componer su extraño caso de Doctor Jekill (mata?) y Mister Hyde (esconde?).

Luego Paul Broca examina postmortem los cerebros de 20 pacientes con problemas de habla, para los cuales observa lesiones en el lóbulo frontal del hemisferio izquierdo. Concluye, reforzado algunos años más por los trabajos de Karl Wernicke, que el centro del habla está en el hemisferio izquierdo.

Existe una vieja idea que los órganos hacen la función, las ciencias cognitivas han seguido este principio durante muchos años porque no existía forma de observar un cerebro “vivo” en funcionamiento.

La dualidad cerebro izquierdo derecho es presente en numerosas teorías y responde a las clásicas dualidades presentes en el imaginario humano (Bien Mal, Mente Cuerpo, Creatividad Análisis, etc). Las observaciones modernas del cerebro en funcionamiento permiten mostrar que el cerebro trabaja como un todo. Esto no descarta que las diferentes regiones del cerebro pueden tener funciones particulares. En el caso del lenguaje por ejemplo, ambos hemisferios trabajan apoyándose: el izquierdo analiza el lenguaje mientras que el derecho descodifica las emociones involucradas en las expresiones faciales y en la actitud.

Mito hemisferios

Resumiéndonos, la idea de un individuo con un hemisferio dominante (los ingenieros y científicos con el izquierdo y los artistas y creadores con el derecho) es no solamente no probaba sino que probablemente nociva para el desarrollo armonioso de las personas.

La “maquina” humana es demasiado compleja para ser reducida a una imagen maniqueista Tampoco es probable la clásica oposición entre Mente y Cuerpo, ya que hay abundante prueba de la bondad de la actividad física sobre el rendimiento cognitivo.

Cariños en tu casa.

Xavier

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s