comment 0

Una victoria desabrida


Victoria Pírrica de Peter sobre su adversario.

Victoria Pírrica de Peter sobre su adversario.

Otra victoria como esta y perderemos la guerra“.

Se le atribuye esta genialidad a Pirro, rey de Epirro (318–272 AC) tras haber derrotado a los romanos en la batalla de Heraclea (280 AC).

Una Victoria Pírrica es una victoria con costos tan devastadores que es equivalente a la derrota. Alguien que logra una Victoria Pírrica es victorioso de cierta manera, sin embargo  la carga es tan pesada que niega cualquier sentido de logro o ganancia ( también conocida como victoria vacía).

Cotidianamente nos vemos enfrentados a este tipo de victorias desabridas de alto costo inherente. Comparto un ejemplo personal y reciente, no hay gran satisfacción en vencer un duelo basado en quien aguanta por más tiempo la tentación de ir al baño, especialmente si tú contrincante es muy mayor y tienes que ayudar a mudarlo después.

Un sesgo conductual que compartimos y que suele influir en nuestra consecución de victorias vacías, es el clásico sesgo de confirmación.

Esta es una tendencia natural a favorecer la información que confirma las propias creencias, quitando relevancia a los antecedentes que nos llevarían a replantear nuestra estrategia inicial. Aprender a reconocerlo puede ayudarnos a evitar Victorias Pírricas.

encuentras lo que buscas

encuentras lo que buscas

Si hubiera escuchado a quienes me decían que Cristián Castro iba a pasar de moda, nunca habría imitado su tatuaje en la espalda.

Saludos a mis devotos,

Paulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s