All posts filed under “Participación

Participación Ciudadana

comment 0

Un insistente llamado a Botar


Desde la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Chile, se han multiplicado los llamados a votar desde todos los bordes políticos.

    Desde la perspectiva límbica (apoyada sobre los trabajos de Cialdini) es también una gigantesca confesión de impotencia: se destaca implícitamente que la norma social (=entendida como la conducta más esperada) sera de NO VOTAR.

bosque petrificado
Experiencia del Bosque Petrificado
Cialdini estudio los robos hormigas de Fósiles en el Parque Nacional del Bosque Petrificado al lado de su Universidad en Arizona (ver aquí). El mensaje utilizado mencionaba que en total cerca de 14 toneladas estaban robadas cada año poniendo en peligro el Parque. Sospechó que el mensaje podía tener un efecto destructor del punto de vista de la conducta de visitantes.

    Crearon tres condiciones: “Control” sin carteles ni información para ver el comportamiento natural de los visitantes; “Mensaje” con la información de la cantidad substraída cada año y un llamado a no hacerlo; y “Ladrón” con una imagen de una grupo de visitantes y en al lado un ladrón sacando una roca.
    Cialdini Petrified Forrest

El mensaje clásico casi multiplicó por tres la cantidad de robos, mientras que el ladrón (que estigmatiza la conducta indeseada) hizo bastante mejor que la situación normal.

Volviendo a elecciones, cuando el equipo de campaña de Barack Obama en las elecciones de 2008 quiso aumentar la participación, no llamaron a votar. Difundieron el mensaje que iba a ser una elección histórica para la cual se esperaba una participación récord. Y continuaron con la importancia del escrutinio hasta durante el día de las elecciones.
Aquí el mensaje transmitía implícitamente que todos iban a votar y que cada voto iba a pesar.

Como vamos en Chile, no espero una participación superior a 45% (habiendo una participación de cerca de 51% en la primera vuelta).

Haz tus apuestas en los comentarios y nos vemos el 15 de diciembre en la noche.

comment 0

O … temeras mi venganza!


Encontré un gran articulo sobre el episodio de perfecta optimización económica que emprendió Netflix en Estados Unidos en Julio 2011. Una gran movida Win Win para clientes y empresa – pero que hizo perder un millón de clientes a Netflix porque no somos racionales.
Vengeanza castiga el crimen de Prudhomme
Los hechos:
En este entonces, Netflix cobraba 10 dolares por mes a todos sus clientes que usen DVD o Streaming. De acuerdo a su evaluación de mercado, los clientes estaban segmentados en tres tercios: los amantes del cine que valoran los DVD en 10 dolares y el Streaming a 2; los impacientes que valoran el Streaming a 10 y los DVD a 2 y los cinéfilos impacientes que valoraban ambos servicios a 8 dolares.
Siguiendo el libro Netflix separo sus servicios: DVD y Streaming en 8 dolares cada uno. Al fin, 70% de los clientes iban a pagar menos y Netflix aumentaba sus ingresos en 4%.

La reacción fue tremenda, en función de la desilusión causada por la movida.

Los clientes asumen que un aumento de precio (sin cambio de los costos de producción) es un aumento de la utilidad. Está mal.
Los clientes asumen que los precios deben subir solo si los costos suben. Si los costos bajan, deben bajar los precios. Si no pasa, está mal.
Si una empresa sube sus precios sin motivo claramente identificado, no es correcto: hay un prejuicio intuitivamente negativo.
Los clientes valoran un mayor precio por una mayor calidad (siempre que puedas quedar con el desde…si quieres).

Si te falta argumentos para acompañarme, tengo tres:
1- El racional (un estudio sobre el Castigo Altruista de Fehr y Gächter de las Universidades de Zurich y St Gallen Respectivamente) aquí.
2- El emocional (una entrevista del Afamado Dan Ariely sobre Venganza: su irracionalidad y su justificación social)

3- El instintivo: el Verso Ezekiel 25:17 declamado por Jules en Pulp Fiction que despertara tus temores más profundos antes de tratar de perjudicar a un hermano.

Con cual te quedas? (no me lo digas, ya lo sé).
Cariños en tu casa.